Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Educación vial, asignatura pendiente en las escuelas

En Guatemala se registran entre 20 y 25 heridos y tres fallecidos cada semana como resultado de los accidentes de tránsito. Pese a ello, la educación vial es un tema pendiente en nuestro país. Pero existe un movimiento que aboga porque desde la escuela primaria se instruya en esta destreza a los futuros pilotos.
 
'Cuando vamos en el carro con mi papá, siempre se cru­za la calle con el semáforo en anaranjado', dice Antonio Mén­­­­dez, un niño de 8 años, quien continuamente viaja con su padre.
 
Gabriela es otra niña que ase­­gura que cuando su madre conduce y va a detenerse, porque el semáforo está en amarillo, su papá le increpa: 'Corre, corre, no te quedes'.
 
Estos dos ejemplos ilustran por qué la Organización Mun­­dial de la Salud, OMS, sitúa a Guatemala como el cuarto país de América con el índice más al­­to de mortalidad vial y con una es­­casa educación en el tema.
 
Esto preocupa a la licenciada Luz de Cabrera, instructora in­­ternacional de manejo defensivo, autorizada por el Consejo Na­­cional de Seguridad de Estados Unidos, pues asegura que el altísimo número de accidentes de tránsito que se producen en el país, es provocado por la falta de educación vial y por el escaso respeto a las normas. Hasta el momento este tema no pasa de ser un mero requisito, limitado a la enseñanza ocasional de las señales de tránsito en las escuelas de automovilismo, previo a obtener la licencia de conducir.
 
Por eso esta profesional y mu­­chos otros expertos coinciden en la necesidad de instruir a los niños, desde la educación primaria, pues ellos serán futuros pilotos.
 
Para la licenciada Alma Rosa de Tercero, directora del proyecto Seguridad Desde la Educación, la educación vial debe ser una materia o disciplina escolar in­­clui­­da en los programas educa­­cionales vigentes, que tenga por objeto preparar a los niños para conducirse como peatones y fu­­turos conductores.
 
La profesional encabeza un movimiento para crear el primer parque temático sobre seguridad vial, a donde los niños de escuelas y colegios puedan acudir para conocer de forma vivencial las normas y leyes de tránsito.

'Impartir la educación vial desde la primaria, ayudaría a cambiar el irrespeto a la ley de tránsito y a los policías de la PMT'
Licda. María Alejandra Paz, Coordinadora del Departamento de Educación Vial de Emetra.

Educación vial desde las aulas

Para los expertos, este tema de­­­­bería tratarse con mucha pro­­fundidad en los centros educa­­ti­­vos, ya que es un problema so­­cial que se alimenta con vidas hu­­manas.
 
Tanto la licenciada de Ca­­bre­­ra como el ingeniero René Va­­lle, ambos de Safety, Health & En­­vironment Consultant, com­­parten la necesidad de que la edu­­cación vial en Guatemala de­­bería empezar desde el colegio con un en­­­foque no sólo en la conducción de vehículos, sino a los derechos y obligaciones del peatón.
 
Además, en los últimos dos años del nivel medio se debería incluir un curso de Manejo Defensivo teó­­rico a todos los estudiantes que es­­tán por graduarse, expresan. Los expertos creen que con esto se lo­­graría cimentar sólidamente las bases de la educación vial.
 
Por eso, la licenciada de Tercero va más allá al abogar por un lugar destacado de la educación vial en la agenda de gobierno y autoridades del mi­­nisterio de Educación.
 
Tanto ella como la instructora de Cabrera coinciden en que la edu­­cación vial debería ser una asig­­natura obligatoria desde la etapa primaria, luego potenciarse en la secundaria y ampliarse a la hora de solicitar cualquier licencia o carné de conducción.
 
Como materia educativa, los es­­pecialistas coinciden en que debe comenzar a impartirse desde los tres años, ya que hasta los siete los niños son muy receptivos. Ade­­más, en esas edades, aunque su capacidad de juicio y razonamiento estén todavía limitados, resulta fundamental sentar una buena base formativa.
 
'El objetivo es educarlos desde temprana edad, para modificar actitudes que los conductores adultos tienen frente al volante y las cuales hoy son la causa del 95 por ciento de los accidentes de tránsito', señalan los expertos. Las ventajas de incluir la seguridad vial como una materia obligatoria en los colegios serían muchas. Por un lado, la escuela, por su función socializadora, es un lugar privilegiado para inculcar valores a los menores, además, la infancia es la edad más adecuada para el aprendizaje, expresa De Tercero.
 
Con esto concuerda la licenciada María Alejandra Paz, en­­car­­gada del Departamento de Educación Vial de Emetra, de la municipalidad capitalina, entidad que el año pasado impartió cursos de este tema a más de tres mil jóvenes y niños en un parque vial, en donde se encuentran las principales señales de tránsito, para que los pequeños tomen conciencia so­­bre la importancia de la Ley y Reglamento de Tránsito.
 
Pero esta preocupación tam­­­­­­­­­­­­bién la han seguido otras em­­­­­­­­presas. Por ejemplo Bright So­­­­­­lutions montó el año pasado el primer evento de Seguridad des­­­­de la Educación, cuyo objetivo fue capacitar a más de cinco mil estudiantes en aspectos co­­mo la seguridad del peatón, se­­ña­­les de tránsito, la labor que realizan los agentes de la PMT y la responsabilidad que con­­lleva conducir un auto.
 
Sin embargo, estos esfuerzos pa­­recen no encontrar mucho eco en las autoridades del ministerio de Educación, pues el tema de la seguridad vial únicamente forma parte de un punto dentro del área de Medio Social y Natural, en el nuevo currículum.
 
Es más, la licenciada Er­­mi­­nia de Muralles, directora de la Dirección de Calidad y De­­sa­­rrollo Educativo, expresa que la seguridad vial es una parte de la educación integral. 'No es necesario declararla como una área curricular, pues un área tiene objetivos amplios y la seguridad vial es específica y puede formar parte de otras materias', se­­ñala la funcionaria.
 
Más allá de la importancia de la educación vial para los más pequeños, el licenciado Pedro Trujillo, director del Instituto de Estudios Políticos de la Universidad Fran­­cisco Marroquín, señala la importancia de implantar esta formación a lo largo de la vida y en todos los conductores.
 
Pero para la licenciada de Paz, el programa emprendido por la municipalidad capitalina es uno de los temas más importantes dentro de la institución, pues los niños y jóvenes son los futuros conductores de la ciudad.
 
Lo mismo piensa la Or­­ga­­ni­­za­­ción Mundial de la Salud con su lema 'La seguridad vial no es accidental', en otras palabras lograr la seguridad vial en una sociedad requiere de todo un proceso que comienza con los más pequeños, con aquellos que pueden cambiar las trágicas estadísticas de heridos y muertos causados por accidentes de tránsito.

Escríbenos