Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

GTA Spano, el super auto español

Luego de tener una prolongada presencia en las competencias automovilísticas, Spania GTA decidió capitalizar su experiencia en la fabricación de un auto, epítome de la exclusividad y deportividad.

Con un registro laboral de más de tres décadas en el sector automóvil, Domingo Ochoa plasmó un proyecto de fabricación artesanal de un modelo deportivo, en el cual se encontraran elegancia, exclusividad y perfección tecnológica.

Al fundar Spania en 1991, Ochoa pasó a formar parte del reducido grupo de artesanos de la tecnología automotriz.

La escogencia del lobo como emblema tiene su origen en el apellido de su fundador y en el espíritu de dicho cánido.

La fábrica trabaja en la actualidad a todo vapor produciendo el número de unidades presupuestadas: 15 por año.  Cada uno con un precio que ronda los 800 mil euros, algo así como Q8,135,000.  Su mercado más importante es China, el cual la ha blindado contra los avatares económicos ibéricos, europeos y de otras regiones.

Transferencia de tecnología
Del buró del valenciano Sento Pallardó surgió el GTA Spano.  Su figura es producto de la conjugación de valores estéticos con la cuantitativa lograda en el túnel de viento.

Para asegurar el alto nivel de exclusividad, tan solo se harán 99 unidades de este superauto. Tanto por dentro como por fuera, este carro es portador de tecnología de última generación.  La integración de las puertas a las entradas de aire de enfriamiento de los radiadores de aceite, timón hidráulico y frenos permite un desempeño aerodinámico sin precedentes.

Su perfil produce un efecto de sustentación inversa, es decir, el auto se pega más al suelo conforme aumenta su velocidad, lo cual le da altos grados de estabilidad en curvas y en la parte posterior evita turbulencias que afecten su desempeño.

Su alerón posterior es parte de la carrocería y su acción conjunta con el difusor del piso trasero permite gran estabilidad en rectas.

Los retrovisores tienen un cuerpo de carbono, soportados por brazos con diseño de ala de aluminio mecanizado.

El techo, la cubierta del motor y el vidrio delantero forman un área acristalada de grandes dimensiones, capaces de provocar una sensación de amplitud.  Cuenta con un sistema propio y patentado de opacidad e iluminación, de acuerdo a la cantidad de luz requerida en el habitáculo.

Por dentro se encuentra un habitáculo con soluciones futuristas como el joystick para accionar las luces frontales, los limpiaparabrisas y las luces de emergencia.  Este elemento hace juego perfecto con el tablero, cuyo diseño apela al minimalismo para tener funcionamiento intuitivo, sencillo y rápido.

Las dos butacas Recaro son enteramente de cuero, con un cuerpo que sujeta perfectamente el de ambos ocupantes, además de tener sistemas de calefacción y refrigeración.

Este bólido carece de espejo retrovisor interno.  En su lugar se ha instalado una cámara posterior cuyas imágenes son proyectadas en un monitor ubicado en el tablero.  Para las maniobras de estacionamiento tiene una cámara con lente gran angular, evitando así voltear para ver hacia atrás.

El GTA Spano tiene dos maleteros con 230 litros de capacidad total, lo cual es muy apreciado en un carro de su segmento.

Entre los cinco más veloces del mundo
El chasis monocasco de este súper auto está construido en unidades tipo panal de titanio, de fibra de carbono y Kevlar.  Su carrocería es de fibra de carbono, resultando un peso final de 1,350 kilogramos.

Sus frenos cerámicos tienen elementos de carbón para sus seis émbolos por mordaza.

Su motor biturbo alimentado de 10 cilindros en V tiene un desplazamiento de 8,400 centímetros cúbicos.  Entrega 900 caballos de fuerza a 6,300 revoluciones por minuto, mientras genera un bestial torque de 1,000 Newton-metro, limitado electrónicamente.

Su caja de siete velocidades puede tener el arreglo automático secuencial con mandos montados sobre el árbol de dirección, o bien secuencial con cambios manuales.

La velocidad punta del GTA Spano es de 350 kilómetros por hora, presentando una aceleración primaria de 0 a 100 km/hora en 2.9 segundos, que lo ubican entre los cinco carros de calle más veloces del mundo.

Con este vehículo, España se coloca en el mapamundi de la tecnología avanzada, construcción altamente desarrollada y exclusividad de la industria automotriz.

Por Néstor A. Larrazábal B.

Escríbenos


 

wholesale jordans shoes

wholesale jordans shoes