Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Nueva Range Rover: la experiencia de un auténtico 4X4 de lujo

Cuando Land Rover lanzó la primera Range Rover, hace cerca de 42 años, se estableció el marco referencial del segmento de los vehículos para todoterreno con acabados, tecnología y calidad premium.  Ahora, con la cuarta generación, vuelve a romper el modelo con sorprendentes propuestas.
 
 
Rover es uno de los coautores del segmento todoterreno, cuando en 1948 lanzó el Land Rover Serie 1, vehículo predecesor del Defender de la actualidad.  El 4X4 británico encantó por su sencillez, robustez y confiabilidad.  Estas características se acentuarían con el pasar de los años y serían enriquecidas con tecnología y amenidades.
 
 
Desde el primer Land Rover se marcaron características únicas que se han tornado en auténticas ventajas competitivas.  Por ejemplo, el diseño con líneas rectas provoca un cálculo del espacio muy certero, evitando raspones de la carrocería, por lo que es muy difícil ver un Defender con loderas abolladas o con evidencias de golpes con otros carros.  Esto es sencillamente genial.
 
 
En 1980, con el lanzamiento de la Range Rover, la marca hizo una propuesta bastante inusual para aquel momento: un auto lujoso con capacidades de verdadero todoterreno.
 

 
Con el paso del tiempo, los múltiples lanzamientos de otras marcas incursionaron en variaciones de SUV (vehículos utilitarios convenientes), sin embargo, muy pocos han sido capaces de reunir las cualidades de gran lujo con las facultades necesarias para transitar sobre casi cualquier tipo de superficie, como lo ha hecho la Range Rover.


No la cambien…

Muchos productos competitivos de Land Rover siguen sus pasos, o bien la senda del desarrollo provoca acercamientos conceptuales.  Es así que ahora se presenta la cuarta generación del modelo.
 
 
Es pertinente señalar que pocos autos tienen ciclos tan amplios entre cada una de sus generaciones.  La primera Range Rover se produjo de 1970 a 1986, la segunda de 1986 a 1994 y la tercera de 1994 a 2012.  Es decir, han pasado 42 años para tres ciclos de producto, algo realmente inusual en la industria.
 
 
Es bastante ajustado a la realidad cuestionar hacia dónde puede desarrollarse un carro que ha llegado tan lejos.  Pues bien, los ejecutivos de Land Rover preguntaron a sus clientes y amigos: ¿cómo les gustaría que fuera la nueva Range Rover?
 
La respuesta más frecuente fue: 'No la cambien. Solo mejórenla'.
 

La ruta de proyecto para la nueva generación incluyó los siguientes ejes de trabajo:

Más liviana

Aligerar el peso es una de las claves para incrementar el desempeño.  Así, los cambios en la carrocería monocasco dieron como resultado una reducción total de más de 420 kilogramos, es decir, cerca de 925 libras menos o un 39 por ciento de reducción de peso que el modelo predecesor.
 
Construida en la nueva planta en Solihull, Reino Unido, esta es la primera SUV con carrocería autoportante de aluminio.
 
 
La materia prima de este conjunto, llamado plataforma D7, es una amalgama de dos tipos de aluminios: AC300 y AC6000, ambos desarrollados por Land Rover.
 
 
Otras partes aligeradas son el panel frontal fabricado con magnesio, la compuerta trasera superior de composite y un nuevo acero reforzado para los cuadros de los asientos.
 

Diseño respetuoso de su linaje

La creación del equipo dirigido por Gerry McGovern estableció la estrategia de diseño para encauzar a la nueva arquitectura de la marca y a la herencia de Range Rover, para conceptualizar un vehículo moderno con características capaces de expresar el legado de las anteriores generaciones.
 
 
De esa cuenta, este carro es una clara interpretación moderna de los valores estéticos que, por años, ha establecido Land Rover.
 
Por fuera, es incuestionable su enorme similitud con los volúmenes de la Evoque, en mayor tamaño, desde luego.  La impresión del techo voladizo se refuerza con el pequeño alerón en la parte alta del portón trasero.
 
 
Mientras, por dentro la delicadeza de los acabados se ha expresado con la reducción en un 50 por ciento de la cantidad de mandos, dándole múltiples funciones a los existentes.  Esta estrategia minimalista da limpieza al diseño del habitáculo, elegancia al tablero y ergonomía a la operación de cada comando.
 

Suspensión superior

El nuevo sistema Terrain Response 2 Auto permite que la nueva Range Rover llegue más rápidamente, con más seguridad y mayor solvencia a lugares donde otros autos no pueden llegar.
 
Al manejar por las dunas de Essaouria, bañadas por el Océano Atlántico, la Range Rover se desplaza casi sin ningún esfuerzo, haciendo pensar a los ocupantes y al conductor que se trata de un sustrato estructurado, sin embargo, al caminar a pie por ellas inmediatamente se percibe que se trata de arena suelta, que dificulta el andar pedestre.  Esta experiencia es útil para valuar la suspensión de auto.
 
 
Posteriormente, se transitó por montañas rocosas en las cuales se hizo evidente la gran capacidad para sortear obstáculos, zanjas, salientes y piedras sueltas.  Es sorprendente que la ruta pareciera un sendero únicamente apto para una Defender, sin embargo, su hermana rica es capaz de pasar por trazos donde, sin lugar a dudas, pone su manifiesto espíritu de todoterreno en el más estricto sentido de la palabra.
 
En otro tramo de la prueba, se manejó por el lecho de un río.  De nuevo, la suspensión, el control de tracción y el diseño del sistema de admisión hacen su trabajo de forma extraordinaria y sorprendente.  Pasar por vados de casi un metro de profundidad no es común en un vehículo, incluso dentro de la misma categoría todoterreno, y en el caso de la Range Rover la facilidad de una jornada 4X4 extrema es posible hasta para el conductor inexperto.
 
Por último, pero no menos importante, la Range Rover se conduce como un sedán premium por carreteras de distintas categorías, desde una ruta escabrosa por las Montañas Atlas, hasta por la autopista hacia Casa Blanca.  Es decir, se comporta como un automóvil de auténtico lujo.
 

Sustentabilidad

La responsabilidad de Land Rover es más que manifiesta, lo cual se evidencia con datos tan importantes como:
 
Reciclabilidad: 85 por ciento de los materiales de este modelo son reciclables.
 
Ahorro en combustible: cada 100 kilogramos disminuidos en el peso total de este carro se traducen en 2 por ciento de consumo menor de gasolina o diésel.
 
Coeficiente de resistencia aerodinámica: con un valor de Cd= 0.34, se ha logrado el menor valor alcanzado por el modelo en más de cuatro décadas de existencia.
 
 
Fuente de recursos: la mitad del aluminio utilizado en su fabricación proviene de material reciclado.
 
Sostenibilidad: en conjunto se ha incrementado en un 72 por ciento la sostenibilidad del producto.
 
 

Motorizaciones más modernas

Al manejar los modelos con motores gasolina y diésel el comportamiento de los autos es bastante similar, pero se debe hacer notar, especialmente, que el motor de diésel no hace ningún ruido propio de las plantas poder que utilizan dicho combustible, sino es sumamente silencioso.
 
La aceleración en ambos modelos es bastante agresiva y, debido a la sofisticada suspensión, las altas velocidades no son percibidas por el conductor. 
 
Es decir, al ir en una autopista a unos 220 kilómetros por hora la sensación es que se está en total control del auto, teniendo una inalterable actitud al frenado, precisión al volante y estabilidad.
 
Lo que más gustó:

  • La amplia capacidad para transitar por cualquier superficie.
  • Silencioso funcionamiento, de gran clase.
  • Sensible mejoras cuali-cuantitativas.
  • Bello diseño.

Lo que más gustaría:

  • Me enamoré de ella, pero nuestra relación es imposible: pertenecemos a distintos círculos sociales.

Por Néstor A. Larrazábal B. – Prueba de manejo realizada en Marrakech, Marruecos. 
 

Escríbenos