Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Debería ser parte de ella

Los desarrollos habitacionales en las regiones suburbanas adyacentes a la ciudad capital, la llamada Área Metropolitana, además de la macrocefalia poblacional, es un factor determinante para tal situación.
 
Si también se considera el deficitario transporte colectivo, con sus consabidos problemas de seguridad, la modernización del sector empleo, la integración de más mano de obra femenina calificada a la Población Económicamente Activa y el incremento de la demanda educativa en horarios especiales, se tiene un caldo de cultivo ideal para el mercado de motocicletas.
 
Las marcas líderes en ventas han tomado el tema con bastante seriedad.  Se podría decir que hasta con mucha mayor responsabilidad que otros sectores comerciales.  Por ejemplo, Masesa desarrolla un programa que incluye regalar cascos a los motoristas que los visitan en sus actividades especiales, sin importar las marcas de motos que utilizan.  Honda estableció la primera escuela de manejo seguro y Suzuki la secundó.  Sin embargo, otras marcas han mostrado reducido, esporádico o ningún interés en el tema Seguridad Vial.
 
Indicar que con la compra de una motocicleta se entrega un casco como regalo es un tanto insultante.  Al margen de la calidad y precio del casco protector ofrecido, cualquier empresa con mediana responsabilidad social debería considerar dicho elemento como una parte integral de la moto, e incluirlo en la venta del vehículo.
 
Tan parte de la motocicleta como el juego de herramientas, el manual del propietario y la gasolina en el tanque (generalmente en tan reducida cantidad que tan solo alcanza para llegar a la gasolinera más próxima a la sala de ventas), así debería considerársele al casco protector.
 
Por su lado, las autoridades deberían exigir la entrega de un casco en la compra de cada motocicleta, de manera que se bloquee cualquier tipo de excusas apelables por los motoristas, al pretender explicar las razones por las cuales no se porta casco debidamente colocado en la cabeza, no en el codo, en el manubrio o en la parte trasera del asiento y mucho menos al estilo visera, medio colocado sobre la parte alta de la testa y sin la correa debidamente ajustada.
 
Incuestionablemente, el casco debe ser parte integral e inseparable de la moto.

Escríbenos