Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Dodge Charger SRT8

La década de los años de 1960 fue escenario de cambios sociales de trascendencia mundial y en lo relativo a los automóviles el aparecimiento de los autos musculosos.  Su auge y caída se dio dentro de ese marco cronológico.
 
Chrylser, una de Las Tres Grandes de Detroit, y su marca Dodge no podían estar fuera de ese movimiento.  El Charger es producto de esa genial época del automóvil.
 

 
La aparición comercial del primer Pony-car, el Ford Mustang en 1964, abriría la puerta a la creación de los carros de mayor potencia y desempeño, los llamados carros musculosos.
 
La pasión por la velocidad pura, la potencia máxima y la fuerza extrema tenían como fiel aliada a la gasolina barata.
 
Mientras en Estados Unidos de América los conductores querían más de todo, sin importar la eficacia motriz, en Europa la fabricación de carros giraba en torno de aprovechar al máximo la energía, haciendo carros pequeños muy maniobrables y altamente eficaces, como el Mini.
 
Sin embargo, la bonanza de recursos norteamericanos era una ola que embriagaba de emoción a los conductores y daba réditos a los constructores.  Así, la aparición de más y mejores autos era una de las estrategias de las marcas made in USA.

Nacido para correr

La libertad creativa tenía su caldo de cultivo a mediados de 1960 y de esa forma, según cuentan los especialistas sobre el tema, de manera casual el director de Producción de Dodge, Burt Kouwkamp, encargó al diseñador William Brownlie hacer algo llamativo para presentar en una exposición de verano de 1965.  Las dos variables a respetar eran: hacerlo rápidamente y con un costo mínimo.
 

 
Brownlie tomó la carrocería del Comet Cyclone GT, le sustituyó el techo y baúl por una capota tipo coupé alargada, a la sazón llamada fast-back, retocó los acabados y lo denominó Charger II, porque el nombre Charger ya se había usado en un concepto presentado con antelación.
 
La reacción del público fue tan positiva que, inmediatamente, se hicieron planes para lanzar un Dodge Charger, diferente a la propuesta presentada, pero manteniendo líneas básicas como el techo fast-back, las dos puertas, entre otras características.
 
Para los amantes de la velocidad se creó el Charger Hemi 426 con eje Dana 60 y todas las cotas sobredimensionadas para darle mayor poder.
La denominación S/T significaba calle y pista, street and track, y era la expresión de su disposición para correr.
 
Su vida fue impactante, pero corta.  La crisis del petróleo de principios de 1970 daría al traste con muchos modelos, incluyendo el Dodge Charger R/T, fabricado hasta 1971.  Las demás variantes se harían por unos dos o tres años más, hasta el cese de su producción.


Renace la estrella

Más de 30 años después, en 2008, Chrysler decide relanzar su modelo.  Aunque más tímido, el Dodge Charger es un carro de nicho, especialmente para quienes gustan del poder, una imagen bastante imponente y el gusto por las grandes dimensiones.
 
Producido en la planta de Brampton, Ontario, Canadá, el modelo del presente año del Dodge Charger SRT V8 tiene la tecnología de ahorro de combustible con la cual se mejora el consumo hasta en un 21 por ciento en carretera, a través de dejar funcionando solo cuatro de los ocho cilindros cuando las condiciones de demanda de energía así lo permitan.  La denominación SRT significa Tecnología para Calle y Pista.
 
Los mandos de su caja de velocidades están ubicados en el árbol de la dirección, con dos paletas para hacer los cambios respectivos, con lo cual las manos no se despegan del timón en los caminos o en las pistas.
 
La suspensión adaptativa de dos modos permite la selección del conductor para tener un funcionamiento deportivo y otro más confortable.
 
A pesar de tratarse de un carro grande, el tema seguridad ha sido desarrollado para mantener estándares altos, teniendo 65 sistemas de avanzada tecnología dedicados a ese fin.  Por ejemplo, frena desde los 100 km/hora en 36.5 metros gracias a sus eficaces frenos Brembo.  Además cuenta con un sistema de intuición de peligro, mediante el cual indica al conductor cesar de acelerar e iniciar el frenado.
 
Su agresiva figura externa expresa comportamiento atlético, mientras por dentro el lujo, buen gusto y confort hacen que los pasajeros gocen de la conducción con carácter, pero con comodidad.
 
El sistema panel de control con pantalla de plasma informa sobre una amplia gama de datos que van desde la presión neumática de las llantas, hasta fuerzas de gravedad (g) laterales, frontales y posteriores a las que es sometido el auto.  Desde luego, también sirve como monitor del sistema de entretenimiento y navegación.
 

 
 
Por Néstor A. Larrazábal B.

Escríbenos


 

wholesale jordans shoes

wholesale jordans shoes