Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

El McLaren X-1, único en su tipo

No es un auto concepto.  No estará a la venta ni se producirá en línea.  Se trata de un carro pedido especialmente por un cliente: una exclusividad de primer nivel.
 
La División de Operaciones Especiales (MSO) de McLaren Automotive desarrolló estructuralmente el X-1 basándose en el concepto monocelda de los autos de carrera de la marca británica.
 
A diferencia de las múltiples variaciones de los McLaren para las pistas de carreras, esta marca ha fabricado pocos modelos para uso en calles y carreteras.  Los mejorables han sido el McLaren F1, que fuera el más veloz del mundo en su momento, además del Mercedes-Benz SLR McLaren y el nuevo 12C.
 

El génesis

Hace unos tres años el CEO de McLaren, Ron Dennis, entabló pláticas con un cliente quien ya posee tres de su fábrica, uno de cada modelo.  Su inquietud era tener un vehículo basado en el 12C pero que reflejara su propia personalidad.
 
Con el propósito de expresar sus inquietudes, el cliente se reunió con los directores de MSO y de Diseño, Paul Mackenzie y Frank Stephenson, respectivamente.
 
Según Stephenson, 'las cualidades clave indicadas por el cliente fueron lograr una elegancia clásica y atemporal.  Un verdadero reto'.
 

El diseño se basó en:

• El auto Facel Vega de 1961.
• El Chrysler D'Elegance Ghia de 1953.
• El Buick Elektra de 1959.
• El Mercedes-Benz 540K de 1939.
• El Citroën SM de 1971.
• Una casa rodante Airstream.
• Los museos de Gugglenheim de Nueva York y Bilbao.
• Un reloj Jaeger LeCoultre.
• Una pluma Montblanc diseñada por Thomas Mann.
• Una foto de la legendaria actriz Audrey Hepburn.
• Un piano de cola.
• Y una berenjena.


El reto

Según indica Hong Yeo, el mayor obstáculo a solventar fue lograr un carro con motor al medio capaz de mostrar elegancia, cuando ella y la atemporalidad se han logrado en autos con motor frontal y motricidad en el eje posterior, que son conceptos exactamente opuestos.
 
Entonces tuvo que establecer un nuevo lenguaje arquitectónico específico para este carro.  El proceso llevó 18 meses, durante los cuales los bocetos y los modelos tridimensionales fueron esenciales para encontrar el balance visual.
 
Luego de tener el concepto, se produjo un modelo a escala del 30 por ciento y seguido uno a tamaño normal en espuma goma, ya que el cliente quería verlo tal como sería en la realidad.
 
Según las propias palabras de Yeo: 'El X-1 materializa los valores de McLaren con respecto a la función antes de la forma, por lo que todos los detalles tienen una función y propósito. 
 
Me gustaría que quien vea el auto interprete a la carrocería ancha y las loderas posteriores como elementos que flotan, dando la impresión de ser una capa de un súper-héroe'.
 
La carrocería del McLaren X-1 es enteramente de fibra de carbono, con acabado laqueado similar al de un piano.
 

Idea hecha realidad

La manufactura de este carro fue realizada exactamente a la medida de su acaudalado dueño.  La utilización de materiales de última generación y finos cueros para el interior son algunas de las características propias de un auto tan exótico y sofisticado como el McLaren X-1.
 
Este carro puede ser usado en cualquier calle y carretera, gracias a su confort, practicidad, seguridad y, desde luego, orientación deportiva.
 
Para poner en práctica esas cualidades se utilizó un programa de Flujos Dinámicos Computacionales (CFD) para las simulaciones y el piloto de pruebas de McLaren, Chris Goodwin, recorrió más de 1,000 kilómetros en la pista de Idiada en España.
 
En el pasado reciente, McLaren se ha propuesto hacer competencia directa con otras marcas de súper autos, sin embargo, en este caso la flexibilidad de su departamento MSO ha dado un paso lateral, al demostrar su capacidad para hacer vehículos a la medida de los clientes, con las modificaciones y gustos más extravagantes y extraños.
 
Es decir, McLaren no solo se constituye en competencia directa de los míticos constructores italianos, sino también lo hace frente a los más prestigiosos modificadores, especialmente aquellos de origen alemán.
 
 
Por Néstor A. Larrazábal B. 
 
 

Escríbenos