Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Más de US$11 millones por un Ferrari

Cuando los carros se convierten en inversión convertible, es decir, capaces de negociarse por dinero en efectivo, sus valores salen del contexto regular de precio, aun si se les compara con vehículos de alta gama.  Este Ferrari es uno de esos casos especiales.
 
El Concurso de Elegancia de Pebble Beach de este año ha sido marcado por la participación de varios Ferrari, cuyos precios de subasta sobrepasaron las expectativas iníciales.
 
Un 288 GTO de 1985 fue vendido en un millón de dólares, mientras un 340 MM Spyder casi llega a los 4.5 millones y un California superó los 11 millones de dólares.
 
Precisamente ese último, el California 250 LWB Spyder Competizione fue construido para correr en la categoría Gran Turismo.
 
El Ferrari California 250 surge de la inquietud del gran promotor Luigi Chinetti, quien demandó un carro con desempeño deportivo para el mercado estadounidense.
 
La respuesta vino del diseñador Pininfarina y del constructor Scaglietti.  Inicialmente se partió del coupé Tour de France, sin embargo, por el carácter del producto se hizo una versión descapotable o Spyder.
 
Los datos básicos de esté bólido son: motor de 12 cilindros en V y 2,953 centímetros cúbicos de desplazamiento, 280 caballos de fuerza, aceleración de 0 a 100 km/hora en 7.5 segundos y velocidad máxima de 240 km/hora.
 
Para reducir el peso de la carrocería se utilizó aluminio para algunas de sus partes, puertas, así como en las tapaderas del baúl y motor.
 
El carro exigía un manejo impecable, llegando a ser difícil de conducir hasta por los más experimentados pilotos de la época.  De 1958 a 1963 se produjeron a mano 104 Spyder California, uno por uno y diferentes entre sí.  De ellos, solo 9 son similares al subastado.
 
Es pertinente señalar que la unidad aquí presentada solo tuvo dos dueños antes de su participación en el citado Pebble Beach Concours d'Elegance.
 
 
Texto: Néstor Larrazábal 
Fotos: Concurso de elegencai de Pebble Beach

Escríbenos