Página inicial        |       Archivo de ediciones        |        Contáctenos        |        Directorio        |        pl
test Mundo y Motor Prensa Libre
social

Rápido, furioso y peligroso

Las películas de la saga Rápido y Furioso, además de dar un espectacular entretenimiento, dejan en el espectador muchas dudas acerca del tuning utilizado en las historias.  Mundo&Motor habló con cuatro expertos sobre las principales confusiones y consejos para cuidar mejor tu carro.
 
Este mes se presentó en los cines la nueva entrega de la serie Rápido y Furioso, películas en las cuales el espectador, luego de verlas, sale del estacionamiento rechinando llantas y con ganas de correr a toda velocidad por los bulevares de la ciudad.
 
También es inevitable en los aficionados, luego de disfrutar alguno de estos filmes, despertar su curiosidad por el tuning.  Claro, surgen dudas y discusiones sobre lo verdadero y fantasioso de las estrellas automotrices de los filmes, sobre sus modificaciones y por las competencias de velocidad.
 
El espectáculo visual de los filmes The Fast and the Furious, 2 Fast 2 Furious y The Fast and the Furious: Tokyo Drift, muestra automóviles que alcanzan hasta los 200 kilómetros por hora, gracias a un impulso obtenido por la adición de óxido nitroso, llantas de aparente caucho indestructible y fuego en los escapes.  Aprovechando el lanzamiento de Fast and Furious, la última película de la saga, hemos realizado una investigación sobre las curiosidades y confusiones más destacadas dentro del tuning en estas historias.
 
 
El confuso amigo N2O
 
En las dos primeras entregas se observó como se ganaban las carreras legales e ilegales de carros con la ayuda del óxido nitroso, el cual les daba un empujón gigante al acercarse a la meta.  Esto creó en el público ciertas dudas sobre si en verdad esta sustancia química podía darle tal potencia al motor.
 
Pues bien, el óxido nitroso está compuesto por dos partes de nitrógeno y una de oxígeno (N2O).  Su estado normal es gaseoso, pero a cierta presión se vuelve líquido, convirtiéndolo en un compuesto fácil de manipular.  Según la enciclopedia en línea Tuning Pedia, 'el funcionamiento de esta sustancia comienza cuando el óxido es inyectado directamente al motor de manera que al entrar, teniendo en cuenta que la temperatura del motor suele rondar los 300º Celsius en el punto de inyección, se separa el oxígeno del nitrógeno'.  Esto hace que la mezcla sea más rica en oxígeno y pueda quemar mayor cantidad de combustible, mientras el nitrógeno sirve como pantalla, mejorando las condiciones que se desea ocurran y enfriando los cilindros alrededor de 20º Celsius.  El resultado es un repentino aumento de la potencia durante un corto período de tiempo.
 
'El efecto del N2O es rápido, más o menos de cinco a 10 segundos, ya que aplicarlo más tiempo sería imposible de controlar, pues la velocidad aumentaría de manera tan desproporcionada que ni los motores ni las trasmisiones lo soportarían', explica Oscar Bonilla, técnico de Taller MaquiAuto.
 
Esta técnica comenzó a utilizarse hace años con el mismo objetivo, pero en otras situaciones.  'Tengo idea de que la primera vez que se mezcló N2O con gasolina de avión fue en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial, en los aviones de guerra alemanes.  El problema era que volaban bajo para atacar y debían ascender violentamente. Para ello, necesitaban usar toda la potencia del motor, pero perdían muchos aviones porque ya no podían elevarse de nuevo.  Entonces usaban este componente para obtener más potencia y levantar vuelo', relata Luis Blanco, ingeniero mecánico quien imparte, con 17 años de experiencia, cursos de Autotrónica en la Universidad Rafael Landívar.


Protagonistas de ruedas

Acerca de la película estrenada este mes, además de las estrellas de Hollywood, los automóviles como protagonistas no se quedan atrás: un Chevrolet Chevelle SS es el sustituto del Dodge Charger R/T visto en las anteriores películas.  También participan un BMW M3 y un Nissan Skyline.  Y para terminar, de la casa Ford, no podemos dejar a un lado el RS200, el     GT-R y, por supuesto, al Mustang.  Una vez más, todo dependerá de la fuerza y la velocidad.
 
 
 


Posibles daños

Una de las grandes dudas sobre este tipo de instalaciones es el posible daño producido al motor y la proporción que se debe utilizar.  Cabe mencionar que una mezcla pobre o el uso de N2O en un motor de carro particular, puede causar una explosión conocida como backfire, la cual destruirá la cámara de combustión.  'Muchos de los aficionados que se meten a este tipo de modificaciones son personas sin experiencia en la mecánica, o que no conocen a profundidad la combustión ni la manera como ocurre el mejoramiento.  Experimentan a prueba y error, y así van destruyendo el motor y la caja de velocidades.  Entrar por ahí sale muy caro, yo aconsejo comenzar por el conocimiento, el funcionamiento y los límites', asegura el catedrático.
 
Cuando un carro sin modificaciones sirve para correr, ya sea en carretera o carreras, lo primero que se va gastando es el cigüeñal y los pistones del motor, porque funcionan por lubricación y necesitan un aceite de baja temperatura.  'Por eso es que los aceites para motor de carrera son multigrado, porque tienen un alto rendimiento en lo que se refiere a temperatura.  Los normales, en lugar de lubricar, se convierten en agua y surgen fricciones en el motor que funcionan como si fuera lija', explica Neftalí Godínez, jefe del taller de Cofiño Stahl, Agencia Zona 15, quien cuenta con 32 años de experiencia.
 
En sólo unos pocos minutos de mal uso, el motor de un carro puede quedar inservible.  'Cuando el piloto busca llegar a 150 km/h en un par de segundos y en segunda velocidad, a ese movimiento se le llama arrastramiento, porque existe un rozamiento sin lubricación en el motor y se va rayando, para terminar fundido', añade.
 
El desgaste de las llantas es otro detalle delicado.  En un porcentaje de manejo normal, el cual es un recorrido de 50 ó 60 kilómetros diarios, las llantas están capacitadas para 40,000 kilómetros por dos años.  Y cuando se maneja a alta velocidad, se sufre un desgaste significativo.  'La gente dice llanta es llanta, pero el nivel de agarre y desgaste es importante para la seguridad.  Mientras más cara, mejor.  Es importante que sea de buena calidad para poner la potencia en el piso.  Cada marca tiene su llanta especial', dice Ulises Peinado, gerente de Servicios de Suzuki, quien cuenta con 30 años de experiencia.

Cuida tu nave

Si tienes la intención de comenzar un tuning en tu carro, para darle más velocidad y correr, la primera recomendación es saber cuál es la potencia del motor, porque con un auto de baja potencia no vale la pena hacer modificaciones.  'A partir de ahí, ya se puede comenzar a realizar modificaciones en el motor, los frenos y la suspensión, para que pueda frenar y la suspensión transmita al piso tanta potencia', explica Peinado.  Se debe investigar en la fábrica la posibilidad de comprarle componentes especiales tales como pistones, computadoras, chips, escapes, filtros de aire, culatas, poleas y aros.
 
'Identifica cómo te quieres gastar tu dinero y así va a ser el resultado de los arreglos al vehículo.  Mantén a la mano un buen lubricante, de preferencia sintético, tanto para el motor como para la caja de cambios, con el fin de no sobrepasar las revoluciones por minuto indicadas por el fabricante con un punto rojo en el tacómetro', dice Bonilla.  Además, un buen refrigerante en el sistema de enfriamiento no estará de más.
 
Por David Lepe
 
Fuentes: Luis Blanco, catedrático en Laboratorios de Autotrónica, Universidad Rafael Landívar; teléfono 2426-2626, extensión 3065.  Oscar Bonilla, experto del Taller MaquiAuto; teléfono 2362-6440.  Neftalí Godínez, jefe del Taller de Cofiño Stahl, Agencia Zona 15.  Ulises Peinado, gerente de Servicios de Suzuki; teléfono 2420-2100.  Enciclopedia en línea TuningPedia, www.tuningpedia.org

Escríbenos


 

wholesale jordans shoes

wholesale jordans shoes